IRIS SALA LLEAL. irissalalleal@gmail.com 625525887 

  • w-facebook
  • Twitter Clean

PARA EVOLUCIONAR HAY QUE SOLTAR

Actualizado: hace 3 días



Para Evolucionar hay que SOLTAR

Como sabemos hay personas que no están bien en una relación laboral, de amistad y/o de pareja, pero aun así, generan un apego insano con el otro y sienten una total incapacidad de renunciar a ese vínculo afectivo aunque en su interior sepan que se ha roto.

Aunque la relación limite claramente el propio desarrollo o atente contra nuestros valores y principios más profundos, no lo soltamos.

Si miramos a nuestro alrededor, veremos numerosas relaciones que respiran su amor tóxico a diario, que se lastiman o ignoran, que no son felices o que no están completos y aun así, incomprensiblemente siguen allí. No sueltan bajo ningún concepto.

La persona que sufre el apego por miedo, dedica tanto tiempo al o a lo otro que se olvida de si misma: de escucharse y respetarse, de lo que le gusta, de lo que quiere, incluso se olvida de como es.

Todo para el/lo otro, para no perderlo, para que no se vaya.

Por qué hacemos ésto?

La respuesta que se escucha generalmente es ”porque lo quiero, porque estoy segur@”. Y yo me pregunto por qué nos gustará tanto engañarnos?, por qué estamos tan desconectados de lo que sentimos en realidad?

Por qué a pesar de no estar bien, de no ser felices, de no sentirnos realizados, no nos vamos:

Por miedo / por Apego / por inseguridad / por necesidad.

Siempre es necesario saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistimos en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, perdemos la alegría y el sentido del resto.

Cerrando ciclos, cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo.

Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

Podes pasarte mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los porqués, y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.

El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, vos, yo, tus amigos, tus hijos, tus hermanos, tod@s estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante escribiendo nuevos.

No es sano ni vital estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió y hay que soltarlo, hay que desprenderse.

No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes. Los hechos pasan y hay que dejarlos ir.

Por eso, a veces es tan importante cambiar de casa, cambiar de trabajo, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

“Para evolucionar hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente”. (Eckhart Tolle).

En verdad quizás se trata de ser conscientes de una vez por todas que no somos necesarios y mucho menos imprescindibles para nadie, y NADIE lo es para nosotr@s.

Tu pareja, amigo , compañera o vos desean partir porque seguir ahí se siente “incómodo”?.

Si no logran compartirse, no hay razón en realidad para que se queden juntos, y estarían mucho más felices y más satisfechos con otra persona, otro trabajo, otras amistades o Sol@s.

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién sos vos.

VOS date cuenta de quién sos vos.

Soltá el re-sentimiento, dejá de prender “tu televisor personal” para darle y darle al asunto, lo único que se consigue es dañarse letalmente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Noviazgos o amistades que no clausuran?, Posibilidades de regresar? (a qué?), Necesidad de aclaraciones?, Palabras que no se dijeron?,

Si podes enfrentarlos ya y ahora, hacelo, si no, dejalos ir, y cerrá capítulos.

Decite a vos mism@ que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque ya no encajas allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Vos ya no sos el/la mismo/a que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año.

Por lo tanto, no hay nada a qué “volver”.

Cerrá la puerta, da vuelta a la hoja, cerrá el círculo, y viví TODO lo que acontece,

CONFIÁ en la vida todo lo que puedas, dejá de sobrevivir, y por favor …

VIVÍ!!


3 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now